jueves, 4 de noviembre de 2010

Escalada en hielo

Hoy para mí ha sido el mejor día del viaje. Hemos hecho escalada en hielo, en el glaciar Viedma, y ha sido impresionante, una pasada, me ha encantado. Nos tuvimos que levantar temprano para estar listos a las 8. Nacho, nuestro guía de Fitz Roy Expediciones, nos esperaba en las oficinas de Patagonia Aventura con un minibus que nos llevó al lago Viedma, donde cogimos un barquito que nos llevó hasta la bahía de los témpanos, donde desembarcamos. El glaciar Viedma es el más extenso de Argentina, aunque a la vista es menos espectacular que el Perito Moreno, ya que el frente es más estrecho. Lo que sí notamos es que era más abrupto. Una vez que desembarcamos, Nacho nos llevó a ponernos los arneses y un poco más adelante, nos pusimos los crampones para entrar en el glaciar. Íbamos nosotros 4 solos con él, lo cual contribuyó a lo bien que lo pasamos, ya que él se adaptó a todo lo que le pedimos. Se portó genial y nos contó un móntón de cosas interesantes. Se notaba que disfrutaba con su trabajo y ese entusiasmo se transmite.

Una vez dentro del glaciar estuvimos andando buscando una buena pared para empezar a escalar. En el hielo hay una ventaja respecto a la roca. Pared que te gusta, pared que puedes escalar, pues se trata de ir poniendo los tornillos donde vayas viendo. No es como en la roca, que vas a las vías que ya están abiertas (al menos al nivel que yo me muevo, claro). Fuimos a una pared que él ya tenía fichada de haber hecho trekking por allí. Para llegar a ella tuvimos que pasar una pequeña parte rapelando porque estaba entre medio de unas grietas. Cuando llegamos, Nacho nos explicó cómo se ponen los tornillos y cómo se asegura la cuerda desde arriba con tres tornillos y una correa entre ellos, a la que se engancha el mosquetón donde ya va la cuerda. Luego él subió por detrás para colocar la cuerda y empezamos a escalar. A mí me tocó la primera. Para escalar en hielo te ayudas de los piolets. Llevas uno en cada mano. Primero clavas un piolet y luego el otro. Entonces subes un pie, clavando la parte delantera del crampón primero, en perpendicular a la pared, y bajando el talón depués. Y por último subes el otro pie. Así vas subiendo, poco a poco, piolet, piolet, crampón, crampón. Al principio todo te parece un poco complicado pero en cuanto le coges el truco es una pasada. Yo flipé. Y eso que me resbalé un montón de veces porque, si bien los piolets cuando se clavan se quedan prácticamente fijos y hasta cuesta sacarlos luego, los crampones cuesta bastante clavarlos bien y que se te queden fijos. Pero bueno, siempre vas asegurada así que no hay problema. Si te resbalas te vuelves a enganchar y ya está. Yo disfruté como una enana, fue genial.


Después de mí subió Caty. A ella no le gustó tanto, pero bueno, es una experiencia que se queda ahí. Valen y Jose fueron después y les encantó, aunque ninguno estaba al 100%, Valen un poco acatarrado y Jose con molestias aún en la muñeca. Yo repetí, y la segunda vez me gustó aún más que la primera, fui subiendo bastante bien, pegando el cuerpo a la pared, resbalando un poco menos, clavando mejor los piolets... Vamos, que flipé. Depués, Nacho me pidió que le asegurara mientras él subía. Me costó un poco, sobre todo por el frío, pero también me encantó hacerlo. En fin, toda una experiencia.


La segunda pared que escalamos era de hielo más blando así que pudimos clavar mejor los piolets y los crampones. También nos gustó mucho y todos repetimos, menos Caty. Ya tocaba ir a comer pero le pedimos a Nacho si podíamos seguir escalando, y ya comer más tarde y nos dijo que sin problema. Fuimos a una pared sencillita, donde había estado un grupo y había ya tornillos clavados, así tardábamos menos en montarlo todo. Esta la subimos una vez cada uno, pues no teníamos mucho tiempo si queríamos caminar un poco por el glaciar. También esta subida me gustó mucho y la disfruté, una pena que fuera la última, me habría quedado allí mil horas más, aunque mis bracitos y mis piernas estaban ya bastante agotados después de cinco subidas. Menos mal que la última fue la más sencilla, jeje.


Una vez que recogimos todo, nos fuimos a caminar por el glaciar. No estuvimos mucho rato pero Nacho nos llevó a un mirador muy chulo y pudimos ver unos paisajes impresionantes. A mitad del camino nos paramos y Nacho nos invitó a una copita de baileys con hielo del glaciar, que nos tomamos mientras admirábamos las vistas. ¡Una pasada! Nos encantó.

Luego ya fuimos de vuelta, nos quitamos los crampones al salir del glaciar y ya en la carpa nos quitamos los arneses y comimos los 5 juntos. A las 4.15 nos recogía el barco y llegamos justitos. La vuelta la hicimos en bus y nos dejaron en la posada. Estábamos todos agotados así que nos hemos venido a descansar a la habitación. Mañana Caty y yo no tenemos planes, pero Jose y Valen harán la ruta de la Laguna de los Tres, con un guía. A ver si les hace un día tan extraordinario como el de hoy, aunque según nos han comentado, eso será difícil porque hoy ha hecho el mejor día de toda la temporada. ¡Hemos tenido mucha suerte!

Y nada más, bueno, repito lo dicho, para mí ha sido el mejor día del viaje, he disfrutado muchísimo, ha sido una experiencia que no voy a olvidar, impresionante, una pasada, para repetir sin dudarlo. Gracias Jose, porque si tú no te hubieras empeñado en venir al Chaltén no habríamos escalado en el Viedma.

PD: Jose ha actualizado las entradas de Península Valdés con las fotos. Nos está costando subir las fotos porque aunque hay wi-fi en casi todas partes, la velocidad es baja y se tarda mucho en subir fotos. Pero poco a poco iremos subiéndolas todas.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Chicos es una pasada..hoy me he leido del tiron todo el viaje y que envidia está claro que yo ya nunca prodré hacer esas cosas, pero bueno me gusta veros y disfrutar...¿qué tal todos los lesionados...Caty, Jose y Valen? por lo que veo Maria es la única que sobrevive entera...espero ver las fotos, a ver si subis una de los autobuses esos en lso que se duerme que no me imagino como son...a vivir y disfutar que es una maravilla todo..besitos mil

Maria dijo...

Hola mami chica!!!!!!!!! Me alegro de que te este gustando nuestro viajito!!!!!! Bueno, tu no podrás escalar en hielo, pero has hecho mil cosas mas jejejeje. Los lesionados bien, intentando pegarme algo para que yo también caiga pero me resisto, jijijiji. Cuando pueda te busco una fotito del bus, ok? Aunque Jose no hizo apenas pero bueno!!!!! Mil besitosssssss