domingo, 24 de agosto de 2008

Parque Nacional de Yosemite

Como nos imaginábamos, anoche no tuvimos conexión para poder actualizar el blog de hecho, no tuvimos cobertura, tele ni capacidad para poder cargar la batería del portátil, ya que le hotel donde nos quedamos era un hotel muy antiguo y los enchufes eran de dos conectores y no de 3 como usan aquí ciertos aparatos, entre ellos nuestro portátil. Bueno, que lo que escribí anoche, fue esto.

Tal y como planeamos, a las 6 de la mañana sonó el despertador y nos pusimos en marcha para un día que resultó ser bastante bonito. Preparamos las cosas, nos vestimos y a desayunar. En este motel donde nos quedábamos, el desayuno estaba incluido, el primero en el que tenemos esa opción de todos en los que hemos estado. Sobre las 7.15 estábamos en marcha, todos los trastos para el coche y a hacer camino. Ya nos cuesta un poco más salir rápido de los hoteles que abandonamos, ya que no sólo tenemos las dos maletas que traíamos. Hemos un comprado un juego de maletas para ir metiendo lo que vamos comprando y demás, y claro, cada mañana cuesta un poco más lo del check-out.
Después de llenar el depósito de gasolina a la salida de Mariposa, nos hemos dirigido hacia la entrada sur del Parque de Yosemite. El Parque se encuentra en la región este del estado de California y tiene una superficie de unos 3000 metros cuadrados. Se eleva hasta los 4000 metros sobre el nivel del mar y tiene paisajes muy diversos. A la entrada del parque, hemos aprovechado para comprar el pase anual de parques nacionales, ya que en los próximos días visitaremos entre 3 y 4 parques más y sale bastante rentable. Nada más entrar nos hemos dirigido hacia la primera vista, el Bosque de Sequoias de Mariposa Groove. Dejamos el coche en la zona de parking y hemos hecho un trail de unos 2,5 kms en cada sentido viendo estos árboles. El más alto de este bosque mide 88 metros de altura y el más viejo tiene una edad de 1800 años. En la fotos que ponemos, vemos el Fallen Monarch, una sequoia que cayó hace varios siglos y que se mantiene sin descomponerse, ya que su madera posee un ácido que lo impide. También vemos el Grrizzly Giant, con una rama de sus ramas de 2 metros de diámetro o el California Tunnel Tree, tallado para permitir el paso de diligencias. Muy bonito el bosque.



Hemos regresado hasta la entrada del parque y nos hemos dirigido al Glacier Point, un punto que nos permitirían ver unas imágenes espectaculares del valle con uno de sus picos más altos, el Half Dome. Después de hacernos muchas fotos hemos bajado hasta el valle, Yosemite Valley. Ha sido una hora de camino, y en medio nos hemos parado en Tunnel View, sitio que nos ha permitido sacar la foto más típica del parque.

Ya en la Villa hemos dado una vuelta, hemos comprado algún detalle y hemos comido algo que compramos en el market que hay en el centro de la Villa. Ya estábamos un poco cansados y hemos decidido volver para el hotel. Aquí hemos hecho en gran descubrimiento del día, ya que hemos parado cerca del río que atraviesa el parque y nos hemos estado mojando y relajando un poco.


Al terminar, ya hemos venido al hotel. Este hotel, donde nos quedamos esta noche, es un poco especial. En el parque de Yosemite hay dos hoteles históricos, el Ahwahnee y el Wawona, los dos del mismo estilo. El tema es que ese estilo es el que tomó Stanley Kubrick para la película El Resplandor y el hotel de la película (Overlook) tiene el salón y el pasillo principal idénticos al Ahwahnee, y por tanto parecido al nuestro, el Wawona. Si a eso le unimos que nos han hecho firmar que no íbamos a dejar nada en el coche como comida, productos de baño, colonias, protectores solares, etc, ya que no se hacían repoansables de los daños que pudieran ocasionar los osos en el coche, pues ya te puedes imaginar lo tranquilo que dormimos, jejejeje.

Bueno, que a pesar de todo, hemos recibido un trato super especial y la cena ha estado de escándalo.

1 comentario:

Una de las manmas dijo...

Y veo por la vestimenta que la maleta va aumentando..y que los famosos zapatos los utiliza mi niña..bien, la verdad es que los arboles, las vistas, hasta los patitos son un primor..una parte de mi la más bucólica os envidia..besitos..